• Korewa zombie desuka
Poniente, un lugar donde los veranos pueden durar años y los inviernos toda una vida. Un mundo frágil; donde la magia y fuerzas antiguas se revuelven en el mundo conocido y en las tierras del frío eterno Más allá del Muro. Se acerca el invierno y trae helados vientos de guerra.

La Guardia de la Noche

  • 12/09/2012 07:57:00 p. m.
  • 0 comentarios

Un puñado de hombres monta guardia contra la venida del invierno y los horrores del Lejano Norte. Han abandonado todo por su deber: tierras, títulos, familia, y fortuna. Son bastardos, nobles caídos en desgracia, caballeros venidos a menos, criminales, traidores, hijos de prostitutas, perdidos, y olvidados. Los deshechos de Poniente. Aun así, son ellos, y no otros, quienes blanden el acero en la noche y se enfrentan a criaturas de pesadilla. Sólo ellos guardan el destino del continente en sus manos. Pero son pocos, y con la llegada del invierno, su misión parece poco menos que imposible. Aun así, montan una guardia que no terminará hasta que mueran. Están solos, apenas se tienen a ellos mismos. Estos son los hombres de la Guardia de la Noche.


Historia


Los orígenes de la Guardia de la Noche se remontan a los horrores de la Larga Noche y la Batalla por el Amanecer, cuando una alianza entre los primeros hombres y los hijos del bosque detuvo el ataque de los Otros. Los líderes de la alianza, entre ellos Brandon el Constructor, dieron los pasos necesarios para asegurarse de que ni ellos ni sus descendientes fueran sorprendidos nunca más por una invasión del Norte. Usando métodos arcanos perdidos hace tiempo para los habitantes del sur, se levantó el Muro, una imponente estructura de hielo que se extiende desde Colmillos Helados en el oeste hasta Bahía de las Focas en el este, separando las Tierras del Eterno Invierno del resto de Poniente.

El Muro era un principio, pero esta enorme estructura no podría proteger por sí sola el continente y su gente de la amenaza que dormía en el norte. También se necesitaban hombres que lo vigilaran. Una vez más, Bran y otros líderes de la alianza tomaron una inteligente decisión: los soldados a cargo deberían ser independientes de cualquier reino, devotos sólo a su misión, que es proteger de los Otros, los gigantes y las tribus de hombres salvajes todo lo que descansa a este lado. Los encargados de vigilar la llegada de la noche deberían hacer un juramento, desprendiéndose de todos los lazos de su vida anterior, dedicándose sólo a la tarea que tenían encomendada. Vestirían de negro sin ningún símbolo, y serían llamados la Guardia de la Noche. El pasado de un hombre sería olvidado al unirse a la Guardia, y desde ese día sería un hermano para el resto de los miembros.

Al principio, era una hermandad admirable y honorable. Vestir el Negro estaba considerado el sacrificio supremo, y los miembros del cuerpo eran bienvenidos en todo Poniente. Alojar a uno de los caballeros negros del Muro, como eran conocidos entonces, era un honor, y cualquier señor de cualquier lugar del continente habría estado orgulloso de hacerlo. En aquellos días, la Guardia de la Noche mantenía estrechas relaciones con los hijos del bosque, que proporcionaban a los hermanos armas fabricadas con vidriagón, que es como se llamaba a la obsidiana en aquellos tiempos.

Durante los ocho milenios siguientes, la Guardia demostró su valía una y otra vez, protegiendo el Muro tanto en verano como en invierno, y abortando numerosos asaltos de los salvajes del Norte. Los hermanos negros se mantuvieron siempre fieles a sus promesas, no tomaron parte en ninguna guerra del sur, y guardaron sus puestos, incluso cuando los ándalos cruzaron el mar Angosto para echar a los primeros hombres y conquistar sus tierras. Los guerreros se mantuvieron firmes, incluso cuando Aegon el Conquistador y sus dragones unieron los Siete Reinos en una sola nación, con el fuego de sus bestias.

Los terrenos que hay en los primeros ciento cuarenta kilómetros al sur del Muro son conocidos como el Agasajo de Brandon, otorgados a la Guardia por Bran el Constructor (algunos maestres afirman que fue otro Brandon, pero la mayoría cree que era el original). Cuando la reina Alysanne visitó el Muro con su dragón, Ala de Plata, doscientos años después, quedó tan impresionada por la valentía de los guardianes, que dobló el agasajo hasta los doscientos ochenta kilómetros. Esta zona es todavía hoy conocida como Nuevo Agasajo, a pesar de que, después de doscientos años, no es precisamente nueva.

Aun así, la Guardia no siempre cumplió perfectamente con su deber. El Lord Comandante, ahora conocido como Jack el Dormilón, no reaccionó cuando el Rey-más-allá-del-Muro, Raymun Barbarroja, escaló la protección con un ejército de salvajes. Hace más de seiscientos años, estalló una guerra abierta entre el Fuerte de la Noche y Puerta de la Nieve, y sus líderes mataron al Lord Comandante cuando trató de intervenir. Los Stark se vieron forzados a marchar hacia allí y detener a los mandos rebeldes, para lo cual tuvieron que matarlos. Otros, como Runcel Hightower, Tristan Mudd, Marq Rankenfell el Loco y Robin Colina, se olvidaron de sus votos y trataron de utilizar la Guardia de la Noche en su propio beneficio, aunque todas estas intrigas fracasaron, un doloroso aviso para otros que pensaran hacer lo mismo.

Se cuentan historias terribles sobre el Rey de la Noche, un Lord Comandante que tomó a una doncella de piel banca y ojos azules como esposa, se proclamó a sí mismo rey, y retuvo a los hermanos negros junto a él por medio de brujería. Expulsado del poder por una alianza entre los Stark y los Joranum, se descubrió que había sacrificado a sus propios hombres a los Otros. Existen más historias terribles acerca del Fuerte de la Noche, incluyendo las historias del Cocinero Rata, que le sirvió al rey ándalo un pastel de panceta y príncipe; y la de los setenta y nueve centinelas que rompieron sus votos, emparedados en el hielo mirando para siempre hacia el norte. Otros relatos hablan de la violación y asesinato de la joven Danny Flint, de los aprendices que lo encontraron por la noche, y de un hombre llamado Hacha Loca, que salió al patio y escaló a las torres matando a sus compañeros de armas por la noche.

Estructura

Los bardos de Poniente componen canciones sobre la valentía de la Guardia de la Noche y la nobleza de los hermanos negros del Muro, y las historias de su arrojo resuenan desde Skagos a Lanza del Sol. Como siempre, la realidad es un poco menos romántica, pues hoy en día el cuerpo es una mera sombra de su antigua grandeza. Ahora es un paraíso para descastados, criminales y traidores, no tiene gobierno y está generalmente sobrepasada por sus vastas responsabilidades.

Aun así, continúa otorgando perdones, ofreciendo refugio e incluso recompensado a todos menos a los más irredentos. Son criminales, así como fugados, asesinos, violadores, magnicidas e hijos de prostitutas, pero en la Guardia de la Noche un mozo de establo puede llegar tan alto como un caballero, e incluso un cobarde puede encontrar su valor.

Comandantes

Dada la naturaleza de la Guardia de la Noche, su Lord Comandante es simplemente el primero entre iguales; sin caballeros, sacerdotes, nobles o reyes, los hombres eligen a su líder por votación popular, y cualquier miembro, sin importar la edad, antigüedad o estatus, puede ocupar el cargo. En este puesto se sirve de por vida o hasta la dimisión, y se trata casi siempre de seleccionados de entre las filas de los exploradores. Cada una de las tres órdenes es liderada por su propio oficial, llamados Capitán de los Exploradores, Capitán de los Constructores, y Capitán de los Mayordomos. Estos cargos son elegidos por el Lord Comandante.

Reclutamiento

Vestir el negro solía ser un signo de devoción al trabajo. Había criminales y descastados entre los hermanos, pero también hombres honorables que vestían el uniforme voluntariamente.

En el peor de los casos, estaban los que se veían forzados a renunciar a sus lealtades tras una rebelión fallida o un escándalo, pero incluso estos encontraban la redención en el Muro. Hoy en día, la Guardia de la Noche es considerada apenas un poco mejor que un castigo, y sólo les compensa a los deshechos de Poniente, salvados de los calabozos por reclutadores ambulantes. Nobles caídos en desgracia, bastardos, e incluso la prole no deseada de los nobles son “animados” a vestir el negro, lo que provoca que muchos de los actuales miembros sean un grupo de hoscos insatisfechos.

Entrenamiento

Un nuevo recluta se enfrenta a una vida dura en el Muro, y no sólo por las carencias o las duras condiciones. Los entrenadores son particularmente brutales, aunque con la Guardia en declive, no pueden ser igual de despiadados que como lo eran en el pasado, cuando se cebaban con los más débiles e ineptos de entre sus filas. Tras un régimen de formación intenso, en el que incluso el menos capacitado es forzado a aprender técnicas de lucha mortales, un recluta es finalmente declarado listo para unirse al cuerpo. Llegado este punto, se les ofrece a los novatos una última elección: hacer el juramento y dar la espalda para siempre a sus antiguas vidas, o volver a Poniente y hacer frente al destino que les esperaba antes de ser reclutados. Lógicamente, casi todos eligen unirse y convertirse en miembros de la hermandad negra. Su voto es permanente e irrevocable; aquel que rompa su palabra sabe que pierde el derecho a la vida.

Ordenes

Aun siendo una sola institución, la Guardia está formada por tres órdenes, o mejor dicho, tres funciones, que son los exploradores, los constructores y los mayordomos.
  • Exploradores
A pesar de que las tres órdenes son de igual importancia, los exploradores reciben la mayor gloria y atención entre el pueblo. Estos hombres son la punta de la lanza: son exploradores, espías y guerreros, que se aventuran más allá del Muro a investigar la actividad de los salvajes, recolectar madera y provisiones, y ejercer misiones de rescate y asaltos punitivos.
  • Constructores
Los constructores juegan un papel importante, aunque menos glamuroso. Además de mantener las cada vez más decrépitas fortalezas y cuidar sus estructuras, estos hermanos vigilan el estado del propio Muro, siempre buscando grietas, puntos débiles y otras irregularidades. Reparar la estructura es, en principio, relativamente simple: se puede usar una combinación de agua y gravilla para reforzar partes en mal estado, pero algunos casos requieren un trabajo más complejo. Los constructores también supervisan el estado del Muro y mantienen túneles, escaleras y elevadores que permiten los accesos en buen uso.
  • Mayordomos
La orden de los mayordomos es la más grande de las tres, e incluye a aquellos considerados más capaces para tareas mundanas que para otras más exigentes, como son las de los constructores y los exploradores. Pero no hay que equivocarse: los mayordomos son la columna vertebral de la Guardia de la Noche. Proporcionan comida, ropa, comunicaciones, y otros servicios vitales. La orden de los mayordomos es la más versátil, pues un miembro de esta debe conocer la organización de arriba a abajo, y estar preparado para servir en diferentes puestos, desde lavandero y bibliotecario a cocinero y mozo de establos. Además, como todos los miembros del cuerpo, los mayordomos deben estar preparados para luchar en cualquier momento, y todos han recibido, al menos, un entrenamiento básico de combate.

Cuervos Errantes

Dado que pocos hombres están dispuestos a pagar el precio de unirse a la Guardia de la Noche, está en manos de un selecto grupo de soldados el viajar por los Siete Reinos y conseguir reclutas. Llamados cuervos errantes, se mueven de ciudad en ciudad, de pueblo en pueblo, juntando a los malditos, los descastados y los criminales, registrando todos los calabozos y cepos, maderos de castigo y horcas, para encontrar candidatos capaces que puedan aguantar su turno en el Muro. Hace tiempo, estos reclutadores podrían haberse encontrado con un gran respeto, pero la naturaleza de su trabajo y la decadencia del sur, hace que muchos de ellos reciban insultos e incluso esputos y, por lo general, sean ignorados.

El Juramento

El Juramento de la Guardia de la Noche es:

"Escuchad mis palabras, sed testigos de mi juramento ... La noche se avecina, ahora empieza mi guardia. No terminará hasta el día de mi muerte. No tomaré esposa, no poseeré tierras, no engendraré hijos. No llevaré corona, no alcanzaré la gloria. Viviré y moriré en mi puesto. Soy la espada en la oscuridad. Soy el vigilante del Muro. Soy el fuego que arde contra el frío, la luz que trae el amanecer, el cuerno que despierta a los durmientes, el escudo que defiende los reinos de los hombres. Entrego mi vida y mi honor a la Guardia de la Noche, durante esta noche y todas las que estén por venir." (Juego de Tronos; Pág.505).

Puede pronunciarse en el septo o en el bosque de dioses al otro lado del Muro, dependiendo de los dioses a los que venere la persona.

Hermanos Juramentados

Los hermanos negros del Muro son uno de los grupos más diversos de todo Poniente. Aquí uno puede encontrar tanto héroes como villanos y cualquier punto intermedio. Aunque es casi imposible describir a un miembro “típico“, casi todos comparten unas ciertas cualidades, incluida una fuerte independencia, la confianza en sí mismos, y el recelo del mundo exterior y sus políticas mezquinas y guerras sangrientas. Aunque se ha convertido en refugio de sinvergüenzas y granujas, la Guardia es todavía uno de los pocos lugares donde un hombre puede labrarse su propio futuro, sin importar su origen o las fechorías que haya cometido.


Enemigos de la Guardia de la Noche

Además de Craster y Mance, hay cierto número de personajes considerados enemigos de la Guardia de la Noche.
  • Alfyn Matacuervos: uno de los saqueadores más letales de los salvajes, recibe su apodo por la cantidad de hermanos negros que ha matado personalmente.
  • Casaca de Matraca, el Señor de los Huesos: es otro de los líderes salvajes, y tiene una reputación macabra. Lleva una armadura hecha con huesos humanos y de ovejas, vacas y cabras entre otros, además de un yelmo hecho con el cráneo roto de un gigante.
  • El Llorón: un hombre entrado en carnes y calvo, con ojos rojos y legañosos, el Llorón es un guerrero letal propenso a usar la violencia como solución para todo. Lucha con una enorme guadaña curva.
  • Harma Cabeza de Perro: una mujer baja y redonda como un tonel, con mejillas como lonchas de carne blanca, utiliza una cabeza de perro para sus estandartes, matando uno cada quince días para colocar su cabeza fresca en la pértiga.
  • Mag Mar Tun Doh Web , Mag el Imponente: un viejo gigante con una piel gris y blanca, es el líder de los gigantes.
  • Styr: Styr es el Magnar de Thenn, lo que le convierte en el líder de las tribus locales. Es un hombre alto, enjuto, rasurado, calvo, con una larga nariz y ojos grises hundidos. Perdió las dos orejas por congelación. Su gente le ve más como a un dios que como a un señor, y dice descender directamente de los primeros hombres.
  • Tormund, “ Matagigantes”, “Gran Hablador”, “Soplador del Cuerno”, “Rompedor del Hielo”, “Puño de Trueno,” “Marido de Osas”, “Portavoz ante los Dioses”, “Padre de Ejércitos”, “Rey del Aguamiel en el Salón Rojo”: Tormund es un guerrero, gordo, con una barba blanca como la nieve. A pesar de ser un gran líder, también es un gran mentiroso.
  • Varamyr “ Seispieles”: es un cambiapieles que vive con tres lobos, un gatosombra, y un oso polar. Es pequeño, de cara gris y calvo, pero su corta estatura esconde su gran poder, porque se dice que puede tomar la forma de los animales que le acompañan.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Eucliwood hellscythe Theme | Copyright © 2012 Canción de Hielo y Fuego- El Blog de Poniente, All Rights Reserved. Design by Djogzs, | Johanes djogan