• Korewa zombie desuka
Poniente, un lugar donde los veranos pueden durar años y los inviernos toda una vida. Un mundo frágil; donde la magia y fuerzas antiguas se revuelven en el mundo conocido y en las tierras del frío eterno Más allá del Muro. Se acerca el invierno y trae helados vientos de guerra.

El Consejo Privado del Rey

  • 12/20/2012 12:53:00 p. m.
  • 0 comentarios
El monarca de los Siete Reinos designa a un pequeño grupo de individuos, inteligentes y hábiles, para que ocupen los puestos del Cosejo Privado. Esta institución fue creada para aconsejar al rey y ocuparse de los asuntos de estado en su nombre. Un puesto aquí conlleva un gran honor, tanto que, sin importar su estatus anterior, todos sus miembros adquieren el título de señor. La influencia que ejerce este órgano depende básicamente del rey, y dado el desinterés de Robert por el gobierno, el actual Consejo Privado tiene mucho margen de maniobra y es, en muchos aspectos, el verdadero poder tras el trono.

Está compuesto por siete miembros: la Mano del Rey, el Gran Maestre de la Ciudadela, el Lord Comandante de la Guardia Real, el consejero de la moneda, el de las naves, el de las leyes y el de los susurros. De estos puestos, los tres primeros siempre han de estar ocupados, mientras que el resto pueden quedar vacantes en ocasiones.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

                Mano del Rey
- Lo que el rey sueña, la Mano lo crea.
- Dicen que el rey come y la Mano limpia la mierda.
- Rey Robert Baratheon


La Mano del Rey, con diferencia el puesto más importante, es el consejero más cercano al monarca y se encarga de la mayor parte de los asuntos en los Siete Reinos, presidiendo el Consejo cuando el rey no está presente y atendiendo las necesidades de Poniente cuando su majestad está indispuesta. Desde que existe un rey, siempre le ha acompañado una Mano. Algunos que han desempeñado el cargo han demostrado ser grandes hombres, llegando incluso a eclipsar a los reyes a quienes servían, mientras que otros han sido espantosos, llevando a los Siete Reinos a la guerra, el hambre y la penuria.

El cargo de Mano es famoso por ser inestable, si bien proporciona importantes riquezas y un alto estatus. El rey Aerys tuvo cinco diferentes, y algunos de ellos consiguieron dejar el puesto con vida: el primero fue Tywin Lannister, que sobrevivió veinte años como Mano; lord Owen Merryweather y su sucesor lord Jon Connington fueron exiliados y murieron sin un céntimo; lord Chelsted fue quemado vivo y, el último, lord Rossart el Piromante, fue asesinado en el asedio a Desembarco del Rey tras haber servido tan sólo un mes en el cargo.

El reino sólo ha conocido una Mano desde que Robert ascendió al trono: lord Jon Arryn, Guardián del Este y señor del Nido de Águilas. Como buen amigo y aliado del rey, Jon se toma su cargo con seriedad, y ha demostrado ser una Mano ejemplar. Desgraciadamente, fue aquejado de una misteriosa enfermedad e, independientemente de los esfuerzos del Gran Maestre, su muerte se sucedió pronto. En el reinado del rey Robert, y tras la muerte de Jon Arryn, Eddard Stark es quien ha tomado el cargo de Mano.

La Mano reside en una torre en la Fortaleza Roja llamada la Torre de la Mano. Aunque cada noble con este cargo puede diseñar su propio emblema, siempre debe incluir el símbolo de la mano. Un collar de manos unidas en una cadena es una de las insignias posibles. Asimismo, sus sirvientes llevan el emblema de la mano.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

     Gran Maestre Pycelle
“- Todo lo que he hecho ha sido por la casa Lannister. - La respiración de Pycelle era rápida y trabajosa. Una película de sudor cubría la ancha cúpula que era la frente del anciano, tenía mechones de pelo blanco pegados a la piel arrugada -. Siempre... desde hace años... preguntádselo a vuestro señor padre, siempre he sido su leal servidor... Yo fui quien dijo a Aerys que le abriera las puertas...”
- Choque de reyes




El Gran Maestre Pycelle ha sido parte integrante de la política de Desembarco del Rey durante décadas, y ha servido en el Consejo Privado durante todo ese tiempo. Es anciano, sabio, y normalmente todos los que le conocen le subestiman. Sólo un puñado sabe la verdad, y éstos agradecen su consejo y su lealtad.



Historia

Pycelle ha sido Gran Maestre de la Ciudadela y miembro del Consejo Privado durante más de cuarenta años y, durante ese tiempo, ha presenciado el ascenso y la caída de numerosas Manos; ha sido testigo de los emocionantes días de la primera época del gobierno de Aerys y de su rápido declive hacia la locura. El obeso maestre ha sobrevivido a todos estos acontecimientos anteponiendo siempre sus propios intereses a los del estado. En el ocaso del último rey Targaryen, lord Tywin Lannister se ganó a Pycelle e, incluso cuando el noble abandonó el cargo de Mano, la lealtad del maestre hacia la casa Lannister siguió siendo fuerte. Aunque no es de dominio público, Pycelle traicionó a Aerys cuando las tropas de Lannister llegaron a Desembarco del Rey, aconsejando al Rey Loco abrir las puertas y dar la bienvenida al ejército extranjero, incluso cuando el monarca dudaba de las intenciones de Tywin. Este acto fue decisivo en la derrota de Aerys, y con este malintencionado consejo Pycelle acabó con la guerra y con la dinastía Targaryen.

Personalidad

Para el resto del mundo parece ser un hombre bueno y completamente inofensivo, un anciano que se queda dormido en los momentos más inoportunos. Sin embargo, bajo esta fachada paternal, Pycelle es un hombre increíblemente inteligente y leal que, en última instancia, está intersado en el poder. Juega con los votos de su orden para ajustarlos a sus necesidades, consintiéndose los pecados de la carne, fabricando venenos, e intrigando en política con una habilidad que pocos maestres podrían alcanzar. Aunque, a su retorcida manera, es muy protector con los Siete Reinos, y cree que sólo ha hecho lo que es mejor para ellos.

Apariencia

Pycelle es un anciano de barriga prominente, con el pelo blanco y una larga barba blanca. Viste una túnica de buena calidad, aunque sin ser ostentosa.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

            Lord Petyr Baelish
“- Te he hecho enfadar, mi señora. No era mi intención. Parecía contrito. Su rostro le evocó a Catelyn recuerdos vívidos. Había sido un chiquillo muy travieso, pero tras cada trastada siempre parecía contrito. Se le daba muy bien. En aquel aspecto no había cambiado. Petyr, de niño, era menudo y se había transformado en un hombre menudo, tres dedos más bajo que ella, esbelto y rápido, con los mismo rasgos afilados que ella recordaba, con los mismos ojos color gris verdosos que parecían reír.”
- Juego de Tronos


Lord Petyr Baelish adquirió el sobrenombre de “Meñique” cuando fue acogido en Aguasdulces, a causa de su corta estatura, y por el hecho de que las propiedades de su familia se encuentran en el más pequeño de los Dedos. El nombre le ha acompañado desde entonces. Aunque un apodo tan degradante como ese podría haberles entorpecido en su avance a otras personas, lord Baelish ha ascendido al cargo de Consejero de la moneda del rey, un puesto influyente en el Consejo Privado, y pretende ascender aún más.

Historia

El hombre que ha llegado a ser uno de los señores más poderosos e influyentes de los Siete Reinos no nació en la riqueza. Los Baelish están apenas un peldaño por encima de los caballeros errantes y no tienen banderizos, ni ejércitos, ni grandes fortalezas; lo único con lo que cuentan son unas humildes tierras y pocas esperanzas de grandes matrimonios o alianzas. Como resultado, Petyr Baelish anhelaba una vida mejor que la que sus antepasados le habían dejado. Su abuelo era un mercenario braavosi al servicio de lord Corbray, a quien se le concedieron tierras en el más pequeño de los Dedos como recompensa por sus servicios. Cuando el padre de Petyr se convirtió en un caballero errante, tomó la cabeza del Titán de Braavos como emblema. Más tarde, en algún momento de su juventud, Petyr eligió un campo de cenzontles como emblema personal, abandonando el símbolo que su progenitor había elegido.

Cuando fue acogido en Aguasdulces se hizo gran amigo de Catelyn y Lysa Stark, y siempre se les veía juntos. Cuando se hicieron mayores, Petyr se enamoró de Catelyn, aunque ella, a pesar de tenerle cariño al joven, no compartía sus sentimientos. Además, tenía claras sus obligaciones: la familia Baelish era muy pequeña, demasiado insignificante como para que su padre llegara a casarla con alguien como el él, un hecho que se confirmó cuando lord Hoster Tully concertó el matrimonio de Catelyn con Brandon Stark, heredero de Invernalia.

Lysa, al contrario que su hermana, se enamoró perdidamente de Petyr, ignorando de alguna manera los sentimientos de éste hacia Catelyn. Su obsesión con el joven rivalizaba con la de él mismo por su hermana, así que cuando Petyr se encontraba ebrio de melancolía por el rechazo de Catelyn, Lysa se deslizó en sus aposentos y yació con él. El inoportuno desafío de Petyr hacia Brandon Stark para ganar la mano de la inalcanzable mujer, una lucha que le dejó herido y confinado en sus aposentos durante dos semanas, y su encuentro amoroso con Lysa, provocaron que Hoster Tully enviase al joven de vuelta a los Dedos, desentendiéndose de él.

Tal revés podría haber destruido a un hombre más débil, pero Petyr demostró ser tan fuerte como siempre. Quizá fue la dura realidad de la situación, el rechazo de la mujer que amaba, lo que llevó a Meñique a sobreponerse a sus humildes orígenes y llegar a ser algo más grande, demostrando al mundo que era algo más que un pastor de ovejas y que no era un hombre con el que se pudiese jugar. Mantuvo una relación con Lysa incluso después del matrimonio de ésta con Jon Arryn y, a través de ella, dirigía las aduanas de Puerto Gaviota, donde demostró ser hábil en el comercio y la moneda. Jon pronto comprendió su valía, y constantemente le ofrecía nombramientos más y más importantes, hasta que finalmente Meñique se convirtió en el consejero de la moneda en el Consejo Privado del rey. Bajo su administración, los ingresos de la Corona crecieron considerablemente, pero también lo hicieron las deudas. Su habilidad de sacar dinero de la nada cuando las arcas reales lo necesitan le ha convertido en un sirviente indispensable y de total confianza para el rey Robert.

Petyr Baelish no se ha conformado con ser el consejero de la moneda. Ha invertido mucho dinero en comprar a la gente adecuada en los lugares precisos, situándose a la cabeza de un gran grupo de personas de todos los niveles sociales de los Siete Reinos. Su red rivaliza incluso con la de otro miembro del Consejo Privado: Varys, el eunuco consejero de los rumores. Petyr también ha invertido mucho dinero en comprar la mayor parte de los burdeles de Desembarco del Rey, para mantenerse siempre informado de lo que traman los señores y señoras de la ciudad.

Personalidad

Incluso de niño, nunca tuvo en cuenta su posición social, siendo siempre muy atrevido. Tiene un aire burlón, en ocasiones provocador, incluso cuando utiliza el encanto juvenil que hace que la gente le quiera. Lo único que puede compararse a su audacia es su ambición, ya que Meñique anhela el poder, el estatus, y la satisfacción de conseguirlos. Está seguro de sí mismo y es sorprendentemente agradable, teniendo en cuenta su actitud maquiavélica. Imperturbable e intrépido, incluso frente a hombres que son físicamente superiores a él, siempre mantiene el control sobre sí mismo y nunca deja que las situaciones se le escapen de las manos.

Apariencia

Meñique es un hombre pequeño y apuesto que luce una perilla bien cuidada, con algunas canas en su pelo oscuro. Aparte de su corta estatura es de complexión media, un poco pálido, pero sin lugar a dudas con aspecto saludable. Le gusta vestir ropa elegante, cara y cómoda. Tiene poco menos de treinta años.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

                  Lord Varys
“En la ciudad no sucede nada sin que Varys se entere. A menudo se entera antes de que suceda. Tiene informadores por todas partes.”
- lord Petyr Baelish


Apodado “la Araña del Rey”, Varys ha servido en el Consejo Privado tanto durante el reinado de Aerys como durante el de Robert. Es un consumado jefe de espías y desempeña el papel de consejero de los rumores. Físicamente no constituye ninguna amenaza, pero es una gran fuente de poder político gracias a sus conocimientos y a su red de informadores.

Historia

Dado que lo único que se conoce de Varys es lo que él mismo cuenta, no hay manera de saber si es verdad o no. Los detalles de su infancia, tal y como los cuenta, son plausibles y suficientes para dibujar la historia de este esquivo y misterioso personaje. Dicho esto, hay que tomarse lo que viene a continuación con una sana dosis de escepticismo.

Varys nació como un esclavo en Lys, donde lo vendieron como aprendiz a un circo ambulante, una compañía de comediantes que trabajaba en las Ciudades Libres, Antigua y, de vez en cuando, utilizando la pequeña coca del jefe de la compañía, en Desembarco del Rey. Era buen estudiante y pronto aprendió el arte de la pantomima, aunque todo su talento no fue suficiente como para que su amo rechazase el dinero que un extraño le ofreció a cambio de quedarse con el joven muchacho.

Conocedor de los gustos extravagantes de los poderosos, Varys sospechaba que iba a trabajar como esclavo sexual, pero lo que le esperaba resultó ser mucho peor, ya que el hombre que lo había comprado resultó ser un hechicero, un traficante de magia negra que necesitaba algo de él para completar un nefario ritual. Le dio de beber una poderosa poción y, mientras el muchacho se encontraba paralizado por el brebaje, el mago le cortó su virilidad. Varys observó cómo ardía en el brasero para apaciguar al malvado espíritu y completar el conjuro.

Una vez completado el terrible ritual, el mago no tenía ningún uso para el chico, así que el muchacho se vio herido, solo y arrojado a las calles. En vez de sucumbir a sus heridas, como el hechicero hubiera deseado, Varys encontró la manera de sobrevivir. Al principio, vivió mendigando y robando, usando las técnicas que había aprendido de los actores para salir adelante y, con el tiempo, se dio cuenta de que había cosas mucho más importantes que el oro. Aprendió a leer, a espiar, y empezó a conocer los secretos de otros hombres, hasta que se hizo lo suficientemente valioso como para que nadie se volviera contra él.

En algún momento, Varys consiguió un puesto en el Consejo Privado al servicio del rey Aerys como consejero de los rumores. Una vez ahí, su amplia red fue extendiéndose hasta que sus “pajaritos” ya trabajaban a lo largo y ancho de los Siete Reinos y más allá. El eunuco se volvió tan poderoso que, cuando Robert subió al Trono de Hierro, el nuevo rey le perdonó, y de esta manera el puesto de Varys en el Consejo Privado quedó asegurado.

Personalidad

Los secretos son el negocio de Varys, y él los conoce todos. Él cree que su propia valía se puede medir por lo que sabe, lo que cuenta, y lo que se guarda para sí mismo. Así, reúne las informaciones que le cuentan sus pajaritos, proporcionando tan sólo los datos más importantes, poco a poco, y casi siempre de forma que le haga parecer un héroe. Lo que Varys desea sobre todo es que los Siete Reinos mantengan el orden y la estabilidad, y sólo es leal a quienes pueden conseguir este objetivo. Por este motivo proporciona información a todos los bandos, ayudando a enemigos, empujando a rivales uno contra otro, y manipulando los acontecimientos a través de la información que él mismo se encarga de proporcionar, orientada a lograr sus propios fines.

Apariencia

Varys es el eunuco por antonomasia: regordete y afeminado, con risa tonta de niña, unos dedos nerviosos que no paran de moverse y, además, calvo. Es una criatura inquietante que enseguida genera desconfianza. Prefiere vestir ropa cómoda, en finas sedas de colores chillones, y siempre va perfumado y empolvado, oliendo a lila y otros aromas agradables. Por supuesto, esta apariencia no es más que un disfraz, una de las muchas máscaras que lleva el consejero de los rumores. Siendo un maestro del engaño, puede alterar su aspecto usando maquillaje, pelucas, prótesis y todo el repertorio de trucos que tienen los actores para terminar encajando en cualquier ambiente, consiguiendo, la mayoría de las veces, no llegar a ser descubierto.


0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Eucliwood hellscythe Theme | Copyright © 2012 Canción de Hielo y Fuego- El Blog de Poniente, All Rights Reserved. Design by Djogzs, | Johanes djogan